Donación de kits para migrantes venezolanos en Valledupar

Según datos de Migración Colombia, en el departamento de Cesar viven 54.623 ciudadanos venezolanos. Muchos de los cuales se han congregado en su capital, Valledupar. Sin embargo, como lo expresa Wendy Parga, secretaria general de Funvenex, pronto se vio que en este territorio los migrantes necesitaban ayudas y apoyos. De este modo nació esta organización sin ánimo de lucro que desde 2017 viene trabajando por sus connacionales, pero también por los retornados y por la población de acogida.

“Empezamos a trabajar porque vimos que muchos venezolanos llegaban sin nada y no tenían oportunidades. Mujeres gestantes, niños, personas en situación de calle: nos partió el corazón y decidimos hacer algo”, cuenta Parga. De este modo, crearon Funvenex con la intuición de que solos no podrían hacerle frente a esta problemática. Por eso buscaron ayuda en la alcaldía de Valledupar y en organismos internacionales como OIM, Unicef, AmeriCares, Acción Contra el Hambre, Consejo Noruego para Refugiados, entre otros.

Justamente, hoy en día gracias al apoyo de la OIM es que están entregando diversos kits a las poblaciones migrantes y retornadas en Valledupar. Kits hechos a la medida de las necesidades de las personas. Está el kit para el aseo personal de las mujeres, que incluye toallas sanitarias, papel higiénico, pañitos húmedos, sobres de champú, desodorante, jabón de baño, pasta dental, cepillo de diente y una toalla pequeña para secarse. El de hombres y niños es exactamente igual, solo que sin los implementos de higiene femenina.

Además de estos kits, también tienen uno especializado para mujeres gestantes que, como resalta Parga, “han recibido con mucha felicidad y agradecimiento, casi llorando porque pasaron de no tener nada a tener algo”: termómetro digital, cortaúñas, cobija térmica, toalla de baño, pañales de etapa cero, pañitos húmedos, bata para la madre, protectores de senos y cremas para combatir la pañalitis. También hay kits para quienes quieren emprender negocios culinarios (caldero de un kilo de arroz, sartén grande, olla de tres litros, cucharón, cuchara grande, tenedor grande para asados) y kits de cubiertos (cuatro platos de pasta, cuatro vasos, cuatro tazas, cucharas, tenedores y cuchillos).

“Para hacer la entrega de estos kits hemos priorizado a quienes no han recibido todavía ningún tipo de ayuda de otras organizaciones”, cuenta la secretaria general de Funvenex. Por medio de una base de datos propia que tienen, logran darle respuesta a quienes saben tienen más necesidades inmediatas. Para evitar aglomeraciones durante épocas de pandemia y para mantener el distanciamiento social, las entregas se le hacen únicamente al jefe del hogar (sea hombre o mujer) en sitios abiertos. No se permite más de una persona por familia y la prioridad es la bioseguridad.

Estas labores adelantadas por Funvenex, en colaboración con otras organizaciones de la sociedad civil y con cooperación internacional, llenan el alma de Wendy Parga. Ella misma es migrante venezolana y agradece a Colombia y a Valledupar por la segunda oportunidad que le dieron. Agradece a las autoridades locales, a los cooperantes internacionales y a la Coalición por Venezuela por acoger la labor de la fundación.